#930 - Vender sin competir.

 

 

Ya tenemos la lista de películas que participarán en el Festival de Cannes en todas sus secciones. Como es habitual el cine español sigue sin conseguir espacio propio fuera de las fronteras de manera periódica. Sólo grandes nombres o películas excepcionales consiguen colarse. Pero el tema no es este, que ya cansa por repetitivo. Se trata de que sólo está Sofía Coppola como directora en toda la sección oficial. El resto de películas a competición están dirigidas por directores. Muchos de ellos son ya nombres consolidados y de los que pocos dudarán el hecho de que tengan calidad pasada y esperemos que futura, como para no aceptar que estén en esta selección. Pero sus filmografías también llegan marcadas por una herencia de inercia masculina que parece no acabar ni cuando se es consciente de esta desigualdad discriminatoria que vamos creando día a día por el simple hecho de repetir hábitos.

Durante décadas el cine lo dirigían hombres. ¿Alguien recuerda cuando llegó el primer Oscar a una dirección femenina? Y esa inercia ha hecho que la dirección femenina sea una noticia por si mismo y no por la calidad de sus trabajos. Tiene más dificultades para rodar, menos productores quieren arriesgar su dinero y eso nos lleva a que su filmografía es más complicada de agrandar y por lo tanto más difícil que los festivales las busquen solo por ser 'ellas' como hacen con tantos directores por ser 'ellos'. O es que a Michael Haneke lo van a mirar (su película) como si fuera la de un debutante. Seguramente no, por poco decente que sea, nada mejor que tenerlo en su Sección Oficial porque cuanto menos captará la atención de la prensa.

Sofia Coppola debutó con Las Vírgenes Suicidas y siguió con Lost in Translation consiguiendo que se la respetará por su trabajo y no por su apellido. Pero nadie negará que su apellido le va a marcar. Un apellido, que por ejemplo, eliminó de su nombre artístico Nicolas Cage. Cada uno elige el camino profesional que desea. Y no es lo mismo ir a hacer castings con el Coppola colgando que prepara un proyecto de dirección.

Seguramente no sería tanta noticia que sólo se haya seleccionado una película dirigida por una mujer si no fuera que cada día hay más y mejores directoras. Ya no sólo es la cantidad, también la calidad crece, y exponencialmente. También sucede que cuando se presentó el cartel de la próxima edición del Festival de Cannes se criticó por la imagen de Claudia Cardinale había sido retocada. Varios medios mostraron la fotografía original e indicaban que había sido retocada para dar una imagen más femenina a la actriz, retoque en cintura y piernas. Como si la mayoría de (por no decir todos) los medios no retocaran las fotos que publican. Y no sólo eso, como tienen titulares y noticias completamente sesgada por falta de respeto de género.

En Cannes este año a la mujer se la ha buscado para vender el producto. Pero no para ser protagonista del producto. Como dice Natza Ferrer, si las niñas han sido educadas en una situación de igualdad de género y piden ser princesas es que son listas, viven bien y tienen la vida resuelta. El problema está en aquellos progenitores que las quieren convertir en 'princesitas'. Si Cannes utiliza una mujer en el cartel es porque atrae la atención del potencial espectador. Ahora debe ser consciente que directoras de calidad de todo el mundo también debe conseguir que atraigan la atención de esos espectadores.

Y seguro que la foto de Marcello Mastroianni del cartel de 2014 también estaba retocada, pero en ella solo veíamos su rostro escondido en unas gafas de sol. No cubrir, ni caderas ni ancho de espaldas.


Puedes comentar a través de tu perfil de facebook