#1213 - Sin portadas.

 

 

Está en marcha el Festival de San Sebastián. En su 70 edición. Agaunta con fuerza y se espera poder celebrar el centenario, con las dudas de lo que pueda pasar dentro de tres décadas a los grandes Festivales de Cine, en general, y al donostiarra en particular. Porque su utilidad está cambiando y la importancia de ser referencia para el público general es básico para su capacidad de ser sostenible económicamente.

Desde el inicio de esta edición las portadas de los grandes medios no se han centrado en el séptimo arte. Motivos varios, el eterno funeral de un peldaño más de la permanencia de la monarquái en el mundo, y la clara intención de que eso dure, el campeonato europeo de baloncesto, el título conseguido, el resto del camino es superficial. E incluso hasta el Diario Vasco cedió una portada para la victoria de la Real.

Hoy es muy difíci ir, o pasar por delante de un quiosco y encontrarse todas las portadas con una imagen del Festival. Incluso días como el de la entrega el Premio Donostia, este año a Juliette Binoche, se ha conseguido. Es uno de los momentos que se supone más atención de los medios. Una gran estrella, normalmente a nivel internacional, y con una carrera suficientemente extensa como para que merezca este reconocimiento. Además desde hace unos , el Premio Donostia es el rostro de uno de los carteles oficiales de la edición. Más interés y fuerza como para ofrecer la portada sólo puede conseguirse con la Concha de Oro.

Hoy que todo es tan inmediato, parece que una foto de cultura y de glamour no sirven para llenar portadas se se puede conseguir una portada más emocional, más impactante. Así que sólo nos queda esperar días de tranquilidad en el mundo para que el próximo fin de semana la Concha de Oro se convierta en portada. Algo que no está asegurado, fuera del Diario Vasco, y que muchos medios sólo ofrecerán su gran imagen de portada, si el premio recae a una película española, o si hay precio nacional en otra categoría, esa puede ser la imagen que se convierta en portada.

Hablar del futuro de los Festivales es muy complicado. Han superado la pandemia, y siguen con una estructura muy parecida a la previa. Seguramente es este el formato que sobrevivirá, pero con un canal de conexión diferente para quien quiera seguirlo. Antes sólo había los medios de comunicación clásicos, prensa, radio y televisión, que eran los que decidían qué ofrecer, cómo y cuándo. Hoy el propio Festival tiene canales de comunicación para decidir qué, cómo y cuándo ofrecer la información, sabiendo que las personas interesadas en esa información llegarán a sus canales. Saber hacer este cambio es básico, si bien los grandes medios, al final, son la meta de todo el mundo, festivales e influencers.