#1117 - Segura o Fesser. Santiago o Javier.

 

 

Seguramente los dos directores más populares del cine español, en cuanto a capacidad de captar la atención del público. Si bien Santiago Segura tiene además un mayor conocimiento público a nivel personal por su etapa de actor por un lado, pero sobretodo por su etapa de hombre anuncio. Cuando hace, casi, un cuarto de siglo se dedicaba a visitar cualquier medio de comunicación con la camiseta de su primer largometraje como director.

La pandemia nos está haciendo modificar nuestras rutinas. Nos está llevando a repensar nuestras desiciones y pensarlas las veces necesarias antes de decidir la opción final. Muchas veces, esta pausa debería tomarse también fuera de la pandemia. Pero la inercia de lo conocido, nos lleva a repetir nuestras elecciones. Por ello, tanto las elecciones de estrenar las películas ahora, en plataforma o esperar quién sabe a cuando, son opciones que nadie quiere tomar a la ligera. Así que ante todo, no hay elecciones correctas o incorrectas.

Santiago Seguro decidió que estrenaría en salas, las que pudieran abrir y con la capacidad que se les permitiera, la segunda parte de su serie Padre no hay más que uno. El público le acompañó, las salas felices de tener un producto alegre, fácil, divertido, que les permitió abrir y recibir al público deseoso de salir de casa y reír. La película llegó en el momento adecuado y en el lugar deseado, fuera de casa. Salir de casa para reír, algo que mucha gente necesitaba. Así los puestos en el ranking de cada semana le dio la razón.

Javier Fesser en cambio ha decidido estrenar finalmente su película a través de plataforma. Su estreno acabó posponiéndose hasta que ya se termina la ventana para poder competir en los Goya, y, defensor de cabezones con Camino y Campeones, sus Historias lamentables que a priori no debería ser una de las favoritas, pero quien sabe que películas acabarán apareciendo entre las más nominadas. Los misterios de las votaciones siempre pueden sorprender.

El próximo jueves podremos descubrir el mundo particular de Fesser, que apunta a ser más parecido a un nuevo Milagro de P. Tinto o Mortadelo y Filemón, que no un Camino o Campeones. Pero para aquellos que todavía disfrutan con la saga de Javy y Lucy, comenzando por El Gran Salto, nos promete situaciones de gran surrealismo para creernos lo increíble.

Al final, lo importante, sea en gran pantalla o en plataforma. Que sigamos deseando ver cine. Que sigamos asistiendo a salas y viendo en casa películas de siempre o novedades. Que no nos desaparezca el hambre de séptimo arte. Y que cuando la pandemia acabe, no nos estanquemos en ventanas si consideramos que no hacen falta.