#1083 - Por si esto se alarga.

 

 

Bien por las distribuidoras. La semana pasada teníamos la noticia de que Universal acercaba sus estrenos de la gran a la pequeña pantalla, y lo mismo ha hecho Disney, en USA, donde ha adelantado sus estrenos de Frozen II y Onward a su plataforma Disney+ y el alquiler de la segunda en otras plataformas. Si las grandes pantallas no son competencia, que los canales legales y de calidad sean la vía de escape en estos días de cura mundial.

En España no han tardado más. A pesar de todos los problemas legales, y a espera que el Gobierno, que como siempre deja la cultura para último momento, a pesar de que podría aceptar y delegar en su ministerio, sigue sin dejar sin efecto durante, cuanto menos en el periodo de alarma, la legislación que obliga a esperar entre el estreno y con gasto de promoción, las películas subvencionadas, que no son pocas, antes de poder buscar otros canales de distribución fuera de las salas cinematográficas.

El gran perjudicado es el nuevo cine español. El reciente, antiguo o clásico no se resiente. Al contrario, se puede recuperar y descubrir, según sea el caso en diversas plataformas, FlixOlé y Filmin seguramente son las que tienen mayor catalogo español, la primera por pura lógica, es su especialidad. Además, la gran propuesta de la Academia de Cine Español que va realizando encuentros virtuales con diferentes cineastas, permite acercar a cineastas y público de una manera fácil y agradable. A golpe de teclado podemos preguntar y tenemos en nuestro dispositivo, como estos días tenemos a familiares y amigos, a cineastas con los que disfrutamos más al menos, con su trabajo. comenzó Álex de la Iglesia, y habrá más.

Será bueno que se mantengan estos eventos virtuales de una manera tan fácil de ver en el futuro. Hasta el momento sucedían en la sede de la Academia y sólo unos pocos afortunados tenían acceso al evento y podían participar. Con las nuevas tecnologías, no habrá que anular el encuentro presencial, siempre tan importante, pero será bueno combinar ambas opciones, y poder hacer partícipe a todo el personal.

A Contracorriente Films ha creado su propia sala de cine virtual. En ella finalmente estrenará sus películas del mes de abril, cuatro de momento, y veremos si no se añaden más distribuidoras a aceptar esta ventana que acaban de abrir. Deberían. Por el precio medio de una entrada en una sala, se podrá alquilar la película por 72 horas y verse en varios dispositivos. Con lo que ello comporta. Si en una casa estamos más de una persona, ya sale económicamente mejor que ir al cine. Para estos momentos es un gran aliciente para seguir viendo novedades y que las películas luego no se nos acumulen y nos falten días. El precio, mucho mejor que el aparecido en USA de $20, contando que habría 3 o 4 personas en cada visionado. Además de su sala de cine virtual, también las películas de a contracorriente se verán en algunas de las plataformas. Por supuesto informaremos de sus estrenos con toda normalidad.

Otro es el de esta misma semana. Lo han llamado preestreno, Mattias y Maxime, la nueva película de Xavier Dolan, que se esperaba con mucho interés y que finalmente optan porque durante el fin de semana pueda verse en filmin, sólo estará disponible por 48 horas y esperará a la apertura de salas para poder verse nuevamente, y en pantalla grande. Pero con este preestreno, de nuevo, con un magnífico precio en comparación a las salas de estreno, podrá saciar las ganas de sus seguidores, que esperaban la cinta y esta noticia los alegrará.

Si esto es un cambio o no en la distribución lo veremos en breve. No hará ni falta esperar a que termine la alarma. Si los visionados son grandes y llegan especialmente de zonas donde muchas de estas películas tardan en llegar, no serán los únicos estrenos simultáneos del futuro. Por supuesto las grandes películas ocuparan salas en todo el país y no tiene razón. Pero cintas más pequeñas, que llegan a unas pocas ciudades y dejan a mucha población si poder verla fácilmente, lo harán. Otras esperaran un par de semanas, que es el formato que ha elegido Netflix, y que ha funcionado muy bien, si no que se lo pregunten a aquellas salas que estrenaron Roma o El irlandés, incluso después de que se estrenara en la plataforma.

Porque nos gusta el cine. Y la sala oscura no se puede cambiar por nada. Pero la vida nos lleva a situaciones excepcionales. Y tener hoy en día todas estas opciones, nos debe hacer felices para poder seguir disfrutando del cine, en la tranquilidad de nuestra casa.