#1020 - Cambio no, ampliación de pantallas.

 

 

Los datos de comScore, actual empresa que mide la venta de entradas de cine, informa que en el 2018 ha bajado un 2% el número de entradas vendidas. De esta manera se baja de los 100 millones de espectadores. Después de años de crecimiento desde 2014, la supuesta salida de la crisis que da opción a invertir el ocio en otros eventos más allá del cine, y el cambio de consumo de tantas personas a través de las plataformas, que han animado a consumir series antes que cine, seguro que es otro de los motivos que han llevado a estos números.

No hay que temer nada. El mundo del audiovisual, así, en global, vive un momento de oro, se está produciendo sin miramientos y se genera más contenido del que se puede consumir. Por eso es tan importante elegir correctamente que ver, y los prescriptores de contenido, así en general, series, películas, cortos, o píldoras, son tan importantes. Encontrar a alguien con el que se coincida mucho en gustos es casi una obligación. O por lo contrario, alguien con quien los gustos sean siempre opuestos, también es una buena manera de elegir con que aprender y entretenerse.

El problema lo tienen aquellas personas que quieran verlo todo. Que no tengan miramiento y disfruten del arte sea de historias clásicas como The Crown, de terror como The Walking Dead u ochenteras como Stranger Things y de ciencia ficción como Star Trek (que no hay pocas temporadas y versiones). Comedias como The Good Place o telenovelas irónicas como Jane the Virgen o La casa de las flores, o de las auténticas, Sin tetas no hay paraíso...

Si alguien decide acabar con el catálogo de HBO, el propio, sin ir mirando las series de otras producciones, y películas que complementan la suscripción, ya tiene para varios años, dando por hecho que pueda mirar dos horas de televisión al día. Así, se hace muy difícil decidir encontrar espacio para ir al cine. Se reducen las horas de cine, porque compensa el contenido audiovisual de la red, y está disponible a un click. Desde el sofá, y como diría Paco Roca, con el pijama.

Un día esto explotará. Lo divertido será ver como de repente alguna de estas series que se han creado y muerto en su primera temporada, de repente se pongan de moda, 20 o 30 años después, por el motivo que sea, estas cosas pasan. Y comienza una recogida de firmas (o lo que se haga entonces) para que siga porque hay ganas de más. Vamos, como lo que sucedió en Futurama con los extraterrestres que llegan a la tierra queriendo ver el final de una especie de Ally McBeal. Por cierto, ni una ni otra la tenemos todavía a un click de distancia. Veremos si Disney llega pronto con el catálogo de la Fox incluido.