#1003 - El IVA que no venía.

 

 

Llega septiembre y comienza el curso... más o menos. Porque el escolar hasta la segunda quincena, el futbolístico hace casi un mes que ya se mueve y el cinematográfico, en España, tiene su pistoletazo en Donosti. porque el político, ya se sabe, puede que hasta octubre, no comiencen a pensar en comenzar en noviembre, para parar en diciembre y volver a ponerse a trabajar cuando llegue la semana santa. Bendito dinero público gestionado por gestores que no aparecen mucho.

Y precisamente, el Ministro de Cultura y Deportes José Guirao, ha animado a las salas de cine que apliquen la rebaja del IVA en las entradas de cine. La complejidad de los céntimos se vuelve a poner en marcha. Cuando hay una subida se acaba redondeando hacia arriba. Antes veremos un precio acabado en 50 que uno acabado en 33. A pesar de que ahora casi todas las entradas se pagan con tarjeta, y no habría problemas de cambio, y los precios son muy altos, si además añadimos packs alimentarios como para ir cargados de billetes, el efecto visual de un precio no redondo, sorprendería a ambas partes. Pero es lo que debería ser.

Si nos fijamos en cualquier producto, el precio se pone inicialmente y luego de ahí se le apartan los impuestos. Hace años, en los inicios del IVA, la cosa era diferente, se decía el premio y se indicaba, más IVA. De manera que el precio final aumentaba dependiendo del producto o servicio que se utilizara. Actualmente los porcentajes del IVA parecían tan estables que ya se habían establecido precios finales. La mejor manera de saber cuanto nos van a tocar el bolsillo. Por ello el cambio del IVA en las entradas de cine, como de todas las actividades culturales, complicó las cosas. El aumento dejaba resultados complejos. Además, como nadie se creía que eso iba a ser temporal, decidieron redondear precios. La sorpresa, eso si, gracias al cambio de gobierno, ha sido la de la rebaja en algunos casos. Ahora, volver a los precios originales, a parte de que ya mas de uno habrá ido aumentando costes de vida desde su aplicación, sería aceptar una rebaja en el margen de beneficio que ha obtenido la sala desde entonces.

Así que muchos cines al final mantienen precios. Seguramente, esperemos, en enero no los modificarán, y al menos en un par de años más, como mínimo. Porque con la reducción de la parte de la entrada que va hacia las arcas del estado, lo que se queda la sala crece. Esperemos que sirva para pagar mejores salarios al equipo, mejorar las instalaciones, y sobretodo, poder ver en las mejores condiciones posibles, las películas que se exhiben.

También las plataformas digitales, cuanto memos algunas, también piden poder ver reducido el IVA en sus tarifas. En sus casos siempre han tenido un impuesto elevado, y siguen teniéndolo. Hubiera sido un gesto de buena voluntad para potenciar el consumo digital legal, donde los creadores de contenido ganen dinero por sus visionados digitales. Y de la misma manera me pregunto si las plataformas hubieran hecho el ejercicio de rebajar el precio a sus tarifas planas y alquileres. Que estaría muy bien, porque alquileres más en la red más caros que en el videoclub físico parece, cuanto menos, curioso.

Veremos que sucederá en las próximas semanas en este tema. Estaremos atentos a la taquilla de nuestro cine más cercano. Como dicen los trailers, solo en cines. Nada de plataformas.


Puedes comentar a través de tu perfil de facebook